Compártelo con otros...

Estas palabras me han emocionado mucho y me gustaría compartirlas con todas vosotras…

Cuenta la leyenda que un angelito estaba en el cielo, cuando Dios, lo llamó y le encomendó una misión. Con dulce voz le dijo: tendrás que ir a la tierra y nacer como los humanos, serás un pequeño niño y crecerás hasta llegar a ser un hombre.

Espantado, el angelito preguntó: pero Señor, ¿cómo haré para vivir tan pequeño e indefenso, quién me cuidará?

Entre muchos ángeles escogí uno para tí que te está esperando y te cuidará.

Pero dime, aquí en el cielo no hago más que cantar y sonreir, eso me basta para ser feliz…

No te preocupes, tu ángel te cantará, te sonreirá todos los días y tú sentirás su amor y serás feliz.

¿Cómo entenderé lo que la gente habla si no conozco el idioma de los hombres?

Tu ángel te dirá las palabras más dulces y más tiernas que puedas escuchar y con mucha paciencia y cariño te enseñará a hablar.

¿Y qué haré cuando quiera hablar contigo?

Tu ángel juntará tus manitas y te enseñará a orar y podrás hablarme…

He oído que en la tierra hay hombres malos, ¿quién me defenderá?

Tu ángel te defenderá aún a costa de perder su propia vida.

Pero estaré triste ya que no te veré más.

Tu ángel te hablará siempre de mí y te enseñará el camino para que regreses a mi presencia, aunque yo siempre estaré a tu lado durante todo el tiempo que estés entre los hombres.

El angelito ya empiezaba a escuchar las voces que venían de la Tierra y atemorizado y con lágrimas en los ojos, dijo…
¡Dios mío!, dime por lo menos el nombre de ese ángel que me cuidará…

“Su nombre no importa. Tú le llamarás MAMÁ”

Categories: Inspiraciones

Author: Celia
Mamá de dos, directora de Portabebes Online e instructora de porteo.

One Comment

  1. Mercedes
    Mercedes On 14 junio, 2010 at 14:52

    Es una historia realmente bonita….. me ha encantado, describe perfectamente la esencia de una madre. Un abrazo, Mercedes

Deja un comentario