Compártelo con otros...

Los buenos fulares tejidos están hechos de una tela fuerte y firme. Lo especial es que son elásticos en sentido diagonal y firmes en sentido largo y ancho. Eso te permite fijar tu fular de manera muy precisa y envolver bien a tu bebé. Al mismo tiempo no reprime la forma natural de la espalda de tu bebé que es la forma de C. El fular tejido es el portabebés más versátil del mercado. No solo se adaptan perfectamente a ti y a tu bebé, también permiten una multitud de maneras de llevar al bebé.

Técnicas para anudar un fular tejido para hacer deporte

Para hacer deporte recomiendo técnicas de anudar que distribuyen el peso del bebé por los dos hombros y toda la espalda. Además es recomendable sujetar la espalda de tu bebé incluso con 2 ó 3 capas de tela.

De las técnicas más comunes sirven la cruz envuelta (delante o detrás), el cruzado simple o cruzado doble para niños mayores y para padres con experiencia la doble hamaca. La cruz envuelta es la que más soporte da al la espalda de tu bebé, porque está sujetado además por una tela horizontal. Esta tela horizontal se puede subir hasta por encima de las orejas y así sujetar también la cabeza. La cruz ancha en tu espalda, permite la distribución uniforme por los hombros y la cadera y alivia la espalda. Es una de las técnicas preferidas de padres con problemas de espalda.

El cruzado simple y doble son técnicas comunes y quitan el peso de los hombres y el cuello. Para conseguir el alivio de estas partes, es importante estirar la tela de los hombros hacia abajo y doblarla otra vez hacia arriba. Dando este paso solo hay que asegurarse que no disminuye el soporte lateral del bebé.

El canguro solo lo recomiendo a padres con experiencia con esta técnica (sobre todo para el deporte con bebé). Es difícil anudarlo de manera correcta para que dé suficiente soporte al bebé.

Para llevar a tu bebé en la espalda con un fular tejido, recomiendo la cruz envuelta o la doble hamaca. La segunda requiere un poco de práctica. Pero por su banda horizontal es muy cómoda.

Pero la decisión por una u otra técnica para anudar el fular tejido no solo depende de la edad y el peso del bebé, sino también de su gusto y el de la mamá. Los fulares tejidos son muy fuertes y resistentes y se pueden emplear hasta el final del porteo, si le resulta cómodo a la mamá.

Nota: Hay fulares de diferentes tallas. La talla depende de la estatura de la madre/el padre y de las técnicas que uno quiere emplear. Antes de adquirir un fular tejido es importante informarse bien e incluso consultar una asesora certificada de porteo.

Categories: Blog, Maternidad

Author: Celia
Mamá de dos, directora de Portabebes Online e instructora de porteo.

Deja un comentario