Compártelo con otros...

En los últimos años la oferta de portabebés ha aumentado mucho. Aun así quedan bastantes portabebés en el mercado que no favorecen un desarrollo adecuado del bebé o incluso de pueden dañar al usarlo mucho.

Deporte con bebe en mochila

Con respeto a la comodidad de los padres también es importante tener en cuenta la ergonomía del portabebés. El término de la ergonomía se refiere en este caso a la optimización del portabebés para que el bebé y sus padres se cansen lo menos posible y que no les dañe físicamente.

Para el deporte con bebé es importante elegir un portabebés que te permita llevar a tu bebé de manera centrada por delante o en la espalda.

El decidirte por un fular, una mochila u otro tipo de portabebés, no importa mucho mientras cumpla los siguientes criterios.

El portabebés tiene que ser ergonómico

Un portabebés ergonómico se reconoce principalmente por tener un puente ancho, que es la tela que se encuentra entre las piernas del bebé y le tiene que llegar de una rodilla a la otra. Además es importante que al fijarle bien en el portabebés, la espalda del bebé no quede recta, sino en forma de C.

El portabebés tiene que permitir una posición centrada

Como explicado en mi artículo anterior sobre la posición del niño en el portabebés cuando haces deporte con bebé, una posición centrada delante de ti o en tu espalda es muy importante. Con un pouch o una bandolera, por ejemplo, llevarías todo el peso en un solo hombro que, sobre todo haciendo deporte, no resulta nada cómodo. Llevando a tu bebé tumbado tampoco es una opción adecuada, porque moviéndote a la izquierda o derecha su cabeza quedaría más baja que el resto de su cuerpo.

El portabebés tiene que encajar con tu cuerpo y el del bebé

Los fulares tejidos van bien para todos los bebés, desde recién nacido hasta el final del porteo. Los fulares elásticos también se pueden emplear desde el principio, pero solo hasta cierto peso (normalmente entre 8-10 kilos). Aunque la mayoría de los fabricantes de mochilas dicen que se pueden usar desde el primer día, recomiendo mirarlo bien.

Si hace falta un reductor (integrado o que se tiene que comprar aparte), normalmente es más bien una mochila a partir de 4-6 meses. Pero cada vez hay más mochilas, como por ejemplo la Emaibaby o el Bondolino, que también van bien para los más pequeños.

Hay portabebés que tienen diferentes tallas, como por ejemplo la Marsupi Plus, donde es importante elegir la talla correcta para los padres. Pero aunque la mayoría de mochilas son talla única, hay mochilas que van bien a personas más delgadas o bajas y otras a personas más grandes y altas.

Hay que probar e informarse bien.

IMPORTANTE!!!

Efectos negativos de usar un portabebés no adecuado o un fular mal anudado

Un portabebés no adecuado o un fular mal anudado …

– no favorece la posición de la ranita y puede repercutir en la mal-formación de la cadera del bebé.

– puede conllevar que el bebé quede más bien colgado (en vez de sentado). En esta posición todo el peso del bebé está en sus genitales. Además puede apretar demasiado los vasos sanguíneos de los muslos e impedir la circulación de la sangre.

– pone demasiada presión en la espalda del bebé y no favorece su forma natural (forma de una C) que es importante para su desarrollo correcto.

– no da suficiente apoyo al cuerpo del bebé y al de la madres. Eso puede ser peligroso para el bebé y causar daños en el cuello, los hombros y en la espalda de la madre.

En los próximos artículos, os explicaré los diferentes tipos de portabebés y lo que tienes que tener en cuenta al hacer deporte.

Categories: Blog, Maternidad

Author: Celia
Mamá de dos, directora de Portabebes Online e instructora de porteo.

Deja un comentario