Compártelo con otros...

Cuando llevamos a nuestros bebés en un portabebés, como por ejemplo en una mochila o un fular, debería estar en la posición de la ranita. Esta posición es la que el bebé automáticamente adopta cuando le levantamos para llevarle en brazos: Las piernas están dobladas, la rodillas a la altura del ombligo y los muslos se encuentran unos 45º abiertos. Es la posición natural para aguantarse bien en la cadera del porteador. De esta manera el femur está bien colocado en el acetabulum que permite el desarrollo correcto de la cadera del bebé.

Hacer deporte con tu bebé en portabebés

Deporte con bebé

Foto: P. Brose Media Marketing

Si quieres hacer deporte con tu bebé en un portabebés, el niño siempre debería estar en una posición recta y centrada delante de tu cuerpo (posición de la ranita). Es importante que siempre mire hacia la madre (y no solo haciendo deporte!) para asegurar su posición correcta. Si el niño mira hacia fuera, su espalda no queda curvada y ya no puede adoptar la posición de la ranita. Además es imposible para el niño protegerse de impresiones sensoriales o simplemente apoyar su cabeza comodamente en el pecho de su madre cuando tiene sueño.

Los primeros meses de vida, deberías llevar a tu bebé por delante. Cuando pueda aguantar bien su cabecita (normalmente a partir de los 5-6 meses), también le puedes llevar en la espalda. Hay que tener en cuenta que cuando el niño se duerme, su tensión muscular también se reduce. Por eso recomiendo llevar a tu bebé por delante cuanto más tiempo mejor. Eso te permite aguantar la cabeza de tu bebé con la mano – sobre todo cuando esté dormido. En la mayoría de los casos, el bebé empieza a pesar demasiado a partir de 9 meses para poder llevarle por delante.

Al ponerte el portabebés es muy importante que el cuerpo del bebé esté bien sujetado por la mochila o el fular. Para ello tendrás que fijar bien los tirantes de la mochila y anudar el fular bien estrecho.

En la mayoría de las mochilas, los tirantes están fijados en medio del panel de la espalda. Con este tipo de mochila hay que tener cuidado que al fijar los tirantes no pongas demasiada presión en la espalda del bebé para que quede plana (en vez de ligeramente curvada como toca). Aun así es importante que el cuerpo de tu bebé esté bien cerca de tu cuerpo para que no esté caído por el peso!

Este riesgo no existe con el uso de un fular tejido o elástico. El mayor fallo con los fulares es que no se anudan suficientemente firmes. Si usas un fular elástico (recomendable solo para los primeros meses), tienes que anudarlo bastante estrecho antes de poner a tu bebé.

En los próximos artículos presentaré los diferentes tipos de portabebés y su uso correcto para el deporte.

Author: Celia
Mamá de dos, directora de Portabebes Online e instructora de porteo.

Deja un comentario