Compártelo con otros...

La diferencia principal entre los portabebés ergonómicos/tradicionales y los portabebés comerciales (los que lleva hoy en día la mayoría de gente y se pueden comprar en cualquier tienda de bebés) es la postura adoptada por el bebé. Sobre todo en los primeros meses una postura correcta es muy importante para un buen desarrollo de la cadera del bebé.

Un portabebés comercial no permite esta postura. El bebé está más bien colgado con las piernas estiradas hacia abajo mientras su peso se concentra en la zona genital y su espalda tiene una postura no fisiológicamente correcta (sobre todo cuando miran hacia delante).

En un portabebés ergonómico por el otro lado el bebé siempre tiene la postura de la ranita: piernas abiertas, cadera flexionada y rodillas un poco por encima de las nalgas (el bebé está más bien sentado en vez de colgado). Esta es la postura que favorece el desarrollo de la articulación de la cadera del bebé y en la que el peso del bebé está sobre su culito (en vez de sus genitales) y su espalda queda redondeada como lo requiere su fisiología.

En general es muy fácil distinguir un portabebés ergonómico: tienen el puente entre las piernas del bebé muy ancho (normalmente llega de una rodilla a la otra) y permiten que el bebé vaya sentado.

Si te quedan dudas respecto a las diferencias entre los portabebés, no dudes en preguntarnos a través de los comentarios o visita nuestra comparativa de portabebés (mochilas, fulares y pouches).

Categories: Porteo ergonómico

Author: Celia
Mamá de dos, directora de Portabebes Online e instructora de porteo.

Deja un comentario